Hierofantes | Van-T y la resistencia del Rap Conciencia mexicano
15886
post-template-default,single,single-post,postid-15886,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge

Van-T y la resistencia del Rap Conciencia mexicano

Van-T y la resistencia del Rap Conciencia mexicano

  Por Gallito Cervantes Traductor de realidades, Van-T logra darle un sentido al Rap mexicano, y mantenerlo con una mirada crítica en las problemáticas contemporáneas, también desde la trinchera pedagógica. Van-T es un MC en el sentido general: maestro de ceremonias, lleva y transmite el conocimiento. Él es un asiduo rapero, que ha llegando a desarrollar un método de enseñanza, un viaje espiritual, que ha transmitido en diferentes lugares de la Ciudad de México a diversos públicos. Ahora existe toda una oleada de raperos que fueron alcanzados por su lírica y método filosófico; raperos que mantienen esa esencia de Rap Conciencia que contribuye al despertar de futuras generaciones. Van T en un rapero chilango, miembro fundador, junto con Ximbo, del pionero Magisterio (2001), una de las primeras agrupaciones de rap mexicano. Desde las ciernes del movimiento Hip-Hop en México, Van-T ha mantenido una política del arte Hip-Hop muy clara: fluir y crear desde el Rap Conciencia. Van-T involucra elementos filosóficos de los arquitectos de la Cultura Hip-Hop en su producción (DJ Kool Herc, Afrika Bambaataa, Grandmaster Flash, etc.), elementos que se puede explicar bajo el siguiente aforismo: “el Hip-Hop se trata de paz, amor, unidad y diversión”. Con el auge de una escena de rap nacional que enaltece la violencia y se codea con los narcocorridos, ¿es posible seguir haciendo atractivo un discurso basado en lo valores que del rap conciencia? Del torrente de comentarios en internet, hubo uno que llamó mi atención: “el rap conciencia es aburrido. Ahora hay que ser consciente de que haces buena mierda. El rap siempre ha dicho la verdad de la calle”, al tiempo que llamaba a “darse un tiro”. Esto es normal en México, donde toda una generación ha crecido sin mayores ofertas culturales que las Batallas de Gallos auspiciadas por bebidas energéticas y una narcocultura que hace simbiosis con todo lo que toca. ¿No es justamente esa ímpetu vida malvivida el que intentará contrarrestar el Rap Conciencia? Lo es, desde sus orígenes en EU, surgió como una alternativa a la violencia constante, para parar la masacre entre Crew’s a través de la canalización de la experiencia en Grafiti, Break Dance y Rap. Y si es así, ¿sería posible pensar el Rap Conciencia como un contrasentido a la sistemática violencia? No solo es posible, sino necesario. Completamente. Los procesos históricos afectan a la producción del arte, un sexenio en México de guerra contra el narco y otro de saqueo e impunidad se reflejan en la oferta artística, y es una responsabilidad humana: mantener resistencia a las modas de mercado (la violencia no es moda, ni tampoco es una condición a la que haya que resignarse) y decir lo que nos atañe y afecta como sociedad. Van-T es uno de los «resistentes» y conscientes, digno representante del género a nivel nacional. Un MC en el sentido estricto, un transmisor de conocimiento espiritual. Checa la entrevista completa aquí: