Hierofantes

Somos un movimiento cultural de las artes del verso; uno que nace de la necesidad de ser con el otro: de la poesía siendo con el rap

Lo más popular

El cachorro de a Mexamafia, mejor conocido como Gera MXM, sigue consolidando su respetado

Desde muy temprana edad manifestó evidentes inquietudes literarias, tanto en la narrativa

Edson Lechuga [Puebla, 1970] no es él. Por eso la única forma de encontrarlo es buscar l

Suscríbete al newsletter
Pablo Neruda

Pablo Neruda en el pequeño océano que es la poesía

Más que una entrevista, se trata de una conversación entre Gabriel García Márquez y Pablo Neruda, a quien Márquez llamó “el más grande poeta del siglo XX”. Era 1971, Neruda acababa de recibir el premio Nobel de Literatura, mientras que García Márquez, quien ya había publicado Cien años de soledad, coqueteaba soberbiamente con la idea de ganar el suyo (algo que ocurrió en 1982).

Dos años después de esta charla, en medio del golpe de Estado en Chile que depuso a Salvador Allende, Pablo Neruda murió debido a un cáncer de próstata. Sin embargo, desde 2011 comenzaron a circular versiones que afirmaban que el poeta fue asesinado. Sin resultados definitivos, una corte chilena ha aceptado la posibilidad de que Neruda haya sido asesinado con una inyección letal.

El poeta tiene cierta tendencia a alejarse de la realidad viva, de la realidad actual, de la realidad viviente, y sobre todo el poeta de los últimos años, después del comienzo de este siglo
Yo he envidiado, yo personalmente, la condición del novelista que tiene de alguna manera o de otras ese acceso directo al relato, a contar cosas, que se ha abandonado en la poesía
Foto: fannyjemwong.files.wordpress.com
Yo he dicho: la novela es el bistec de la literatura, es lo que la gente quiere comer fuerte
He tenido siempre envidia de los novelistas que cuentan tanto, tantas cosas
Me propuse que se enseñara a hacer cosas con mi poesía
Yo he tenido envidia de los novelistas. Me he sentido siempre incapaz de relatar en prosa las cosas
Yo me siento nadando como pez en el agua dentro de ese río, pequeño océano que es la poesía
La poesía es como una especie de parte del amor, parte de la acción del amor, debe ser algo más íntimo y más recogido
A mí me parece muy extraño, por ejemplo, que una persona tomando un tren vaya y se compre uno de mis libros; no pienso que sea natural. Estaría yo feliz de acechar por una ventanilla y ver que alguien va y paga, se sube a un tren para viajar por un día en ferrocarril con uno de mis libros, pero lo más lógico es que ese tipo, este señor, este viajero, se compre una novela
El que alguien tome un libro de poesía es para leerlo, rescatarlo, es una comunicación secreta, intransferible con parte del alma del poeta y de la persona que está leyendo. Esa comunicación subjetiva existe y es verdadera, y la siente como una corriente eléctrica alterna

Neruda Shuffle

Desnuda eres tan simple como una de tus manos:
lisa, terrestre, mínima, redonda, transparente.
Tienes líneas de luna, caminos de manzana.
Desnuda eres delgada como el trigo desnudo.

Desnuda eres azul como la noche en Cuba:
tienes enredaderas y estrellas en el pelo.
Desnuda eres redonda y amarilla
como el verano en una iglesia de oro.

Desnuda eres pequeña como una de tus uñas:
curva, sutil, rosada hasta que nace el día
y te metes en el subterráneo del mundo

como en un largo túnel de trajes y trabajos:
tu claridad se apaga, se viste, se deshoja
y otra vez vuelve a ser una mano desnuda.

Eres toda de espumas delgadas y ligeras
y te cruzan los besos y te riegan los días.
Mi gesto, mi ansiedad cuelgan de tu mirada.
Vaso de resonancias y de estrellas cautivas.
Estoy cansado, todas las hojas caen, mueren.
Caen, mueren los pájaros. Caen, mueren las vidas.

Cansado, estoy cansado. Ven, anhélame, víbrame.
Oh, mi pobre ilusión, mi guirnalda encendida!
El ansia cae, muere. Cae, muere el deseo.
Caen, mueren las llamas en la noche infinita.

Fogonazo de luces, paloma de gredas rubias,
líbrame de esta noche que acosa y aniquila.

Sumérgeme en tu nido de vértigo y caricia.
Anhélame, retiéneme.
La embriaguez a ]a sombra florida de tus ojos,
las caídas, los triunfos, los saltos de la fiebre.
Ámame, ámame, ámame.
De pie te grito! Quiéreme.
Rompo mi voz gritándote y hago horarios de fuego
en la noche preñada de estrellas y lebreles.
Rompo mi voz y grito. Mujer, ámame, anhélame.
Mi voz arde en los vientos, mi voz que cae y muere.

Cansado. Estoy cansado. Huye. Aléjate. Extínguete.
No aprisiones mi estéril cabeza entre tus manos.
Que me crucen la frente los látigos del hielo.
Que mi inquietud se azote Con los vientos atlánticos.
Huye, Aléjate. Extínguete. Mi alma debe estar sola.
Debe crucificarse, hacerse astillas, rodar,
verterse, contaminarse sola,
abierta a la marea de los llantos,
ardiendo en el ciclón de las furias,
erguida entre los cerros y los pájaros,
aniquilarse, exterminarse sola,
abandonada y única como un faro de espanto.

En la noche del corazón
la gota de tu nombre lento
en silencio circula y cae
y rompe y desarrolla su agua.

Algo quiere su leve daño
y su estima infinita y corta,
como el paso de un ser perdido
de pronto oído.

De pronto, de pronto escuchado
y repartido en el corazón
con triste insistencia y aumento
como un sueño frío de otoño.

La espesa rueda de la tierra
su llanta húmeda de olvido
hace rodar, cortando el tiempo
en mitades inaccesibles.

Sus copas duras cubren tu alma
derramada en la tierra fría
con sus pobres chispas azules
volando en la voz de la lluvia.

Para que tú me oigas
mis palabras
se adelgazan a veces
como las huellas de las gaviotas en las playas.

Collar, cascabel ebrio
para tus manos suaves como las uvas.

Y las miro lejanas mis palabras.
Más que mías son tuyas.
Van trepando en mi viejo dolor como las yedras.

Ellas trepan así por las paredes húmedas.
Eres tú la culpable de este juego sangriento.

Ellas están huyendo de mi guarida oscura.
Todo lo llenas tú, todo lo llenas.

Antes que tú poblaron la soledad que ocupas,
y están acostumbradas más que tú a mi tristeza.

Ahora quiero que digan lo que quiero decirte
para que tú las oigas como quiero que me oigas.

El viento de la angustia aún las suele arrastrar.
Huracanes de sueños aún a veces las tumban.
Escuchas otras voces en mi voz dolorida.
Llanto de viejas bocas, sangre de viejas súplicas.
Ámame, compañera. No me abandones. Sígueme.
Sígueme, compañera, en esa ola de angustia.

Pero se van tiñendo con tu amor mis palabras.
Todo lo ocupas tú, todo lo ocupas.

Voy haciendo de todas un collar infinito
para tus blancas manos, suaves como las uvas.

Sucede que me canso de ser hombre.
Sucede que entro en las sastrerías y en los cines
marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro
navegando en un agua de origen y ceniza.

El olor de las peluquerías me hace llorar a gritos.
Sólo quiero un descanso de piedras o de lana,
sólo quiero no ver establecimientos ni jardines,
ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores.

Sucede que me canso de mis pies y mis uñas
y mi pelo y mi sombra.
Sucede que me canso de ser hombre.

Sin embargo sería delicioso
asustar a un notario con un lirio cortado
o dar muerte a una monja con un golpe de oreja.
Sería bello
ir por las calles con un cuchillo verde
y dando gritos hasta morir de frío.

No quiero seguir siendo raíz en las tinieblas,
vacilante, extendido, tiritando de sueño,
hacia abajo, en las tripas mojadas de la tierra,
absorbiendo y pensando, comiendo cada día.

No quiero para mí tantas desgracias.
No quiero continuar de raíz y de tumba,
de subterráneo solo, de bodega con muertos,
aterido, muriéndome de pena.

Por eso el día lunes arde como el petróleo
cuando me ve llegar con mi cara de cárcel,
y aúlla en su transcurso como una rueda herida,
y da pasos de sangre caliente hacia la noche.

Y me empuja a ciertos rincones, a ciertas casas húmedas,
a hospitales donde los huesos salen por la ventana,
a ciertas zapaterías con olor a vinagre,
a calles espantosas como grietas.

Hay pájaros de color de azufre y horribles intestinos
colgando de las puertas de las casas que odio,
hay dentaduras olvidadas en una cafetera,
hay espejos
que debieran haber llorado de vergüenza y espanto,
hay paraguas en todas partes, y venenos, y ombligos.

Yo paseo con calma, con ojos, con zapatos,
con furia, con olvido,
paso, cruzo oficinas y tiendas de ortopedia,
y patios donde hay ropas colgadas de un alambre:
calzoncillos, toallas y camisas que lloran
lentas lágrimas sucias.

Sobre Neruda, recomendamos:

Fotos:

4.bp.blogspot.com

vivelohoy.com

chilecorrupcion.com

30 noviembre, 2016
Rxnde Akozta y que el under nos bendiga
Un suave solo de trompeta sobre una melodía de piano hace un beat rapeable...
30 noviembre, 2016
Habitar la calle, pensarla, escribirla: Faro
En 2015 sacó su primer mixtape recopilatorio, 'Crónicas de mis Utopías', que incluye 18...

Deja un comentario

Tu correo no será publicado ni visible.