Hierofantes | García Lorca, o la locura llena de palabras
2903
post-template-default,single,single-post,postid-2903,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-16.7,qode-theme-bridge

García Lorca, o la locura llena de palabras

Federico García Lorca

García Lorca, o la locura llena de palabras

[vc_row][vc_column][vc_empty_space][vc_custom_heading text=”El poeta pide a su amor que le escriba*” font_container=”tag:h4|text_align:left”][vc_empty_space][vc_column_text]

Amor de mis entrañas, viva muerte,

en vano espero tu palabra escrita

y pienso, con la flor que se marchita,

que si vivo sin mí quiero perderte.

El aire es inmortal. La piedra inerte

ni conoce la sombra ni la evita.

Corazón interior no necesita

la miel helada que la luna vierte.

Pero yo te sufrí. Rasgué mis venas,

tigre y paloma, sobre tu cintura

en duelo de mordiscos y azucenas.

Llena pues de palabras mi locura

o déjame vivir en mi serena

noche del alma para siempre oscura.

.

*Publicado en Sonetos del amor oscuro, Áltera, Barcelona, 2005.

[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row][vc_row parallax=”content-moving” parallax_image=”2906″ css=”.vc_custom_1480462893652{padding-top: 18.6% !important;padding-bottom: 18.6% !important;}”][vc_column][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_empty_space][vc_column_text]

¿Dónde descansan los restos de Federico García Lorca? La versión oficial dice que fue fusilado en 1936, durante la Guerra Civil, acusado de ser republicano y… homosexual (¡!), y que su cuerpo quedó en una fosa común. Pero la verdad es ambigua, pues hay decenas de leyendas en torno al destino de su cuerpo, incluida aquella donde su amante uruguayo, Enrique Amorín, habría robado su cadáver.

Sus 38 años de vida fueron intensos. Mantuvo una relación sentimental con Salvador Dalí, de la que sobrevive una amplia correspondencia y el poema “Oda a Salvador Dalí”, y en 1918, con el apoyo de su padre, publicó Impresiones y paisajes, su primer libro. Se lo dedicó “a la poesía y al teatro”.

Al final, quizás García Lorca jamás murió, es inmortal como “el aire es inmortal”, y se mantiene inerte en la existencia, como “la piedra que ni conoce la sombra ni la evita”.

[/vc_column_text][vc_single_image image=”2907″ img_size=”large” add_caption=”yes” alignment=”center”][vc_empty_space][vc_custom_heading text=”Sobre Federico García Lorca se ha dicho que…” font_container=”tag:h4|text_align:left”][vc_empty_space][edgtf_blockquote show_mark=”yes” color=”#000000″ text=”Se reía como de una buena broma. Pero esa risa, esa confianza en que el hombre es siempre humano, ese creer que un amigo, fascista o no, es un amigo, le costó la muerte”][vc_column_text]

Gabriel Celaya

[/vc_column_text][vc_empty_space][edgtf_blockquote show_mark=”yes” color=”#000000″ text=”80 años después del crimen, no sabemos dónde están los restos del desaparecido más famoso y más llorado del mundo”][vc_column_text]

Ian Gibson

[/vc_column_text][vc_empty_space][edgtf_blockquote show_mark=”yes” color=”#000000″ text=”El mundo entero supo de la muerte de Lorca, crimen universal, por su significación pero también porque fue ejecutado junto a buena parte de la cultura popular que tanto cantó”][vc_column_text]

Gutmaro Gómez Bravo

[/vc_column_text][vc_empty_space][edgtf_blockquote show_mark=”yes” color=”#000000″ text=”No pudo disfrutar su madurez. No le dejaron. Aquella España era demasiado raquítica para la grandeza de este poeta andaluz”][vc_column_text]

José A. Ponte Far

[/vc_column_text][vc_empty_space][edgtf_blockquote show_mark=”yes” color=”#000000″ text=”Así es la vida, Federico, aquí tienes las cosas que te puede ofrecer mi amistad de melancólico varón varonil. Ya sabes por ti mismo muchas cosas. Y otras irás sabiendo lentamente”][vc_column_text]

Pablo Neruda

[/vc_column_text][vc_empty_space][vc_custom_heading text=”Federico García Lorca Shuffle” font_container=”tag:h4|text_align:left”][vc_tta_accordion color=”orange” active_section=”1″][vc_tta_section title=”Poema de la soledad” tab_id=”1480461802757-3d1d513f-41fc”][vc_column_text]Sí, tu niñez ya fábula de fuentes.
El tren y la mujer que llena el cielo,
tu soledad esquiva en los hoteles
y tu máscara pura de otro signo.
Es la niñez del mar y tu silencio
donde los sabios vidrios se quebraban,
es tu yerta ignorancia donde estuvo
mi torso limitado por el fuego.
Norma de amor te di, hombre de Apolo,
llanto con ruiseñor enajenado,
pero, pasto de ruina, te afilabas
para los breves sueños indecisos.
Pensamiento de enfrente, luz de ayer,
índices y señales del acaso.

Tu cintura de arena sin sosiego
atiende sólo rastros que no escalan,
pero yo he de buscar por los rincones
tu alma tibia sin ti que no te entiende,
con el dolor de Apolo detenido
con que he roto la máscara que llevas.
Allí, león, allí, furia del cielo,
te dejaré pacer en mis mejillas;
allí, caballo azul de mi locura,
pulso de nebulosa y minutero,
he de buscar las piedras de alacranes
y los vestidos de tu madre niña,
llanto de media noche y paño roto
que quitó luna de la sien del muerto.
Sí, tu niñez ya fábula de fuentes.
Alma extraña de mi hueco de venas,
te he de buscar pequeña y sin raíces,
¡Amor de siempre, amor, amor de nunca!
¡Oh, sí! Yo quiero. ¡,Amor, amor! Dejadme.

No me tapen la boca los que buscan
espigas de Saturno por la nieve
o castran animales por un cielo,
clínica y selva de la anatomía.
Amor, amor, amor. Niñez del mar.
Tu alma tibia sin ti que no te entiende.
Amor, amor, un vuelo de la corza
por el pecho sin fin de la blancura.
Y tu niñez, amor, y tu niñez.
El tren y la mujer que llena el cielo,
Ni tú, ni yo, ni el aire, ni las hojas.
Sí, tu niñez ya fábula de fuentes.

[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=”Soneto de la dulce queja” tab_id=”1480461803010-a255ac3d-bd2f”][vc_column_text]Tengo miedo a perder la maravilla
de tus ojos de estatua, y el acento
que de noche me pone en la mejilla
la solitaria rosa de tu aliento.

Tengo pena de ser en esta orilla
tronco sin ramas; y lo que más siento
es no tener la flor, pulpa o arcilla,
para el gusano de mi sufrimiento.

Si tú eres el tesoro oculto mío,
si eres mi cruz y mi dolor mojado,
si soy el perro de tu señorío,

no me dejes perder lo que he ganado
y decora las aguas de tu río
con hojas de mi otoño enajenado.[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=”Gacela del amor desesperado” tab_id=”1480462040764-566e8883-0637″][vc_column_text]La noche no quiere venir
para que tú no vengas,
ni yo pueda ir.

Pero yo iré,
aunque un sol de alacranes me coma la sien.

Pero tu vendrás
con la lengua quemada por la lluvia de sal.

El día no quiere venir
para que tú no vengas,
ni yo pueda ir.

Pero yo iré
entregando a los sapos mi mordido clavel.

Pero tú vendrás
por las turbias cloacas de la oscuridad.

Ni la noche ni el día quieren venir
para que por ti muera
y tú mueras por mí.[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=”Cielo vivo” tab_id=”1480462133321-21559872-d58f”][vc_column_text]Yo no podré quejarme
si no encontré lo que buscaba.
Cerca de las piedras sin jugo y los insectos vacíos
no veré el duelo del sol con las criaturas en carne viva.

Pero me iré al primer paisaje
de choques, líquidos y rumores
que trasmina a niño recién nacido
y donde toda superficie es evitada,
para entender que lo que busco tendrá su blanco de alegría
cuando yo vuele mezclado con el amor y las arenas.

Allí no llega la escarcha de los ojos apagados
ni el mugido del árbol asesinado por la oruga.
Allí todas las formas guardan entrelazadas
una sola expresión frenética de avance.

No puedes avanzar por los enjambres de corolas
porque el aire disuelve tus dientes de azúcar,
ni puedes acariciar la fugaz hoja del helecho
sin sentir el asombro definitivo del marfil.

Allí bajo las raíces y en la médula del aire,
se comprende la verdad de las cosas equivocadas.
El nadador de níquel que acecha la onda más fina
y el rebaño de vacas nocturnas con rojas patitas de mujer.

Yo no podré quejarme
si no encontré lo que buscaba;
pero me iré al primer paisaje de humedades y latidos
para entender que lo que busco tendrá su blanco de alegría
cuando yo vuele mezclado con el amor y las arenas.

Vuelo fresco de siempre sobre lechos vacíos,
sobre grupos de brisas y barcos encallados.
Tropiezo vacilante por la dura eternidad fija
y amor al fin sin alba. Amor. ¡Amor visible!

Edem Mills, Vermont, 24 de agosto de 1929[/vc_column_text][/vc_tta_section][vc_tta_section title=”Ruina” tab_id=”1480462197155-d9618897-c66e”][vc_column_text]

A Regino Sainz de la Maza

Sin encontrarse.
Viajero por su propio torso blanco.
Así iba el aire.

Pronto se vio que la luna
era una calavera de caballo
y el aire una manzana oscura.

Detrás de la ventana,
con látigos y luces, se sentía
la lucha de la arena con el agua.

Yo vi llegar las hierbas
y les eché un cordero que balaba
bajo sus dientecillos y lancetas.

Volaba dentro de una gota
la cáscara de pluma y celuloide
de la primer paloma.

Las nubes, en manada,
se quedaron dormidas contemplando
el duelo de las rocas con el alba.

Vienen las hierbas, hijo;
ya suenan sus espadas de saliva
por el cielo vacío.

Mi mano, amor. ¡Las hierbas!
Por los cristales rotos de la casa
la sangre desató sus cabelleras.

Tú solo y yo quedamos;
prepara tu esqueleto para el aire.
Yo solo y tú quedamos.

Prepara tu esqueleto;
hay que buscar de prisa, amor, de prisa,
nuestro perfil sin sueño.[/vc_column_text][/vc_tta_section][/vc_tta_accordion][vc_empty_space][vc_video link=”https://www.youtube.com/watch?v=widbDQYgLVw” align=”center”][vc_empty_space][vc_video link=”https://www.youtube.com/watch?v=of9aOwwNTac”][vc_empty_space][vc_video link=”https://vimeo.com/17015331″][vc_empty_space][vc_column_text]

Fotos:

abcblogs.abc.es

newyorker.com

s5.eestatic.com[/vc_column_text][vc_empty_space][/vc_column][/vc_row]