Hierofantes

Somos un movimiento cultural de las artes del verso; uno que nace de la necesidad de ser con el otro: de la poesía siendo con el rap

Lo más popular

El cachorro de a Mexamafia, mejor conocido como Gera MXM, sigue consolidando su respetado

Desde muy temprana edad manifestó evidentes inquietudes literarias, tanto en la narrativa

Edson Lechuga [Puebla, 1970] no es él. Por eso la única forma de encontrarlo es buscar l

Suscríbete al newsletter

Carlos Pellicer, voz de versos que fluyen como canto

"Amor sin nombre"

Amor sin nombre, ámbito destino
de ser y de no estar. Tu pronto asedio
sostiene mi dolor y anula el tedio
de copa exhausta o apretado vino.

En un alto silencio, un aquilino
palmo azul de silencio, vivo. En medio
de la infausta paciencia de tu asedio
abro las jaulas y desbordo el trino.

Por ti cuelgo coronas en los muros;
por ti soy más fugaz y en los maduros
soñares aligero tus canciones.

Y te llevo en mi ser y has recogido
la actitud que en Florencias o Bizancios
consagra sus palomas al olvido.

Carlos Pellicer perteneció a una época en que los funcionarios del gobierno aún tenían ideales políticos claros y hasta revolucionarios. Se asumía como bolivariano y pudo viajar a Sudamérica, junto a José Vasconcelos, para reafirmarlo. Fue director del Departamento de Bellas Artes, pero antes había sido profesor de historia y literatura en la Secundaria 24 de la Ciudad de México.

En su poesía, Pellicer fue un asimilador. Tomó las influencias que le eran útiles de corrientes como el modernismo y las incorporó a sus tendencias de vanguardia, lo cual lo integró al grupo de “Los contemporáneos”. A partir de verbalismo, intensidad musical y mística, los versos de Pellicer llegan a estar lejos del razonamiento y más cerca del canto, siendo una voz única en la poesía mexicana del siglo XX.

Carlos Pellicer Shuffle

Hoy que has vuelto, los dos hemos callado,
y sólo nuestros viejos pensamientos
alumbraron la dulce oscuridad
de estar juntos y no decirse nada.

Sólo las manos se estrecharon tanto
como rompiendo el hierro de la ausencia.
¡Si una nube eclipsara nuestras vidas!

Deja en mi corazón las voces nuevas,
el asalto clarísimo, presente,
de tu persona sobre los paisajes
que hay en mí para el aire de tu vida.

(Siento que se aglomeran mis deseos
como el pueblo a las puertas de una boda.)
El río allá es un niño y aquí un hombre
que negras hojas junta en un remanso.
Todo el mundo le llama por su nombre
y le pasa la mano como a un perro manso.
¿En qué estación han de querer mis huéspedes
descender. ¿En otoño o primavera.
¿O esperarán que el tono de los céspedes
sea el ángel que anuncie la manzana primera.
De todas las ventanas, que una sola
sea fiel y se abra sin que nadie la abra.
Que se deje cortar como amapola
entre tantas espigas, la palabra.
Y cuando los invitados
ya estén aquí —en mí—, la cortesía
única y sola por los cuatro lados,
será dejarlos solos, y en signo de alegría
enseñar los diez dedos que no fueron tocados
sino
por
la
sola
poesía.

Yo leía poemas y tú estabas
tan cerca de mi voz que poesía
era nuestra unidad y el verso apenas
la pulsación remota de la carne.
Yo leía poemas de tu amor
Y la belleza de los infinitos
instantes, la imperante sutileza
del tiempo coronado, las imágenes
cogidas de camino con el aire
de tu voz junto a mí,
nos fueron envolviendo en la espiral
de una indecible y alta y flor ternura
en cuyas ondas últimas -primera-,
tembló tu llanto humilde y silencioso
y la pausa fue así. -¡Con qué dulzura
besé tu rostro y te junté a mi pecho!
Nunca mis labios fueron tan sumisos,
nunca mi corazón fue más eterno,
nunca mi vida fue más justa y clara.
Y estuvimos así, sin una sola
palabra que apedreara aquel silencio.

Escuchando los dos la propia música
cuya embriaguez domina
sin un solo ademán que algo destruya,
en una piedra excelsa de quietud
cuya espaciosa solidez afirma
el luminoso vuelo, las inmóviles
quietudes que en las pausas del amor
una lágrima sola cambia el cielo
de los ojos del valle y una nube
pone sordina al coro del paisaje
y el alma va cayendo en el abismo
del deleite sin fin.

Cuando vuelva a leerte esos poemas,
¿me eclipsarás de nuevo con tu lágrima?

Apenas te conozco y ya me digo:
¿Nunca sabrá que su persona exalta
todo lo que hay en mí de sangre y fuego?

¡Como si fuese mucho
esperar unos días -¿muchos, pocos?-
porque toda esperanza
parece mar del Sur, profunda, larga!
Y porque siempre somos
frutos de la impaciencia bosque todos.
Apenas te conozco y ya arrasé
ciudades, nubes y paisajes viajes,
y atónito, descubro de repente
que dentro estoy de la piedra presente
y que en cielo aún no hay un celaje.

Cómo serán estas palabras, nuevas,
cuando ya junto a ti, salgan volando
y en el acento de tus manos vea
el límite inefable del espacio.

El segador, con pausas de música,
segaba la tarde.
Su hoz es tan fina,
que siega las dulces espigas y siega la tarde.

Segador que en dorados niveles camina
con su ruido afilado,
derrotando las finas alturas de oro
echa abajo también el ocaso.

Segaba las claras espigas.
Su pausa era música.
Su sombra alargaba la tarde.
En los ojos traía un lucero
que a veces brincaba por todo el paisaje.

La hoz afilada tan fino
segaba lo mismo
la espiga que el último sol de la tarde.

Más de Carlos Pellicer

Fotos:

eluniversal.com.mx

novedadesdetabasco.com.mx

10 febrero, 2017
Tule El V.A.L. habla con los astros como un huichol
Tule El V.A.L. trae las rimas positivas que van a llenar tu espíritu. Sobre...
14 febrero, 2017
La poesía: una de las siete noches de Borges
“¿Qué es la poesía?” es una pregunta que sólo un autor de la altura...

Deja un comentario

Tu correo no será publicado ni visible.